A los pies de Guadarrama, una boda muy entrañable…

Cierre de trimestre, la mesa ovalada francesa a rebosar. Los “ivas” que aparecen y se esconden entre albaranes, y todavía un puñado de dudas que el tiempo solucionará, o eso espero. Los comienzos de un autónomo no son fáciles, pero es llenar la mochila de esperanza y actitudes positivas y sorprenderme con los caminos que se pueden abrir a mis ojos.
Los deberes ya están hechos y mientras tomamos rumbo en coche a Francia, con la ruta a medio organizar, pues siempre es bonito dejar un pequeño espacio para la improvisación, disfruto con las fotos de los amigos que ya han comenzado sus vacaciones.
Inés y Salva, un matrimonio que es puro amor, celebran como un segundo viaje de novios recorriendo junto con los hijos de Salva la costa oeste de Estados Unidos. Se casaron la pasada primavera en una celebración que me llena de recuerdos bonitos, no sólo por la personalidad entrañable de estos amigos, sino porque además tuve la enorme suerte de encargarme de la floristería.
Tu Día Perfecto Wedding Planner http://tudiaperfecto.es fue el responsable de organizar, diseñar y coordinar absolutamente todo. Ana Bernia, el alma de la empresa diseñó la papelería. Partimos de un dibujo en acuarela con un significado muy auténtico, como los novios. Así, con ese “ranúnculo” color fresa se hicieron minutas, meseros, marcasitios y carteles para todos los rincones que se decoraron.

La cena se sirvió en el interior de la casa porque fue un día fresco con algunas gotas de lluvia. Dos mesas de madera vista y corridas, vajilla francesa, cubertería de plata, cristalería con filo dorado, y como detalle para los invitados unas narices solidarias de payaso de la Fundación Theodora. La anécdota divertida de la noche fue que los camareros las llevaban puestas al entrar a servir el pan, e inmediatamente todos los invitados se las colocaron. Incluída Inés, que había planeado su boda en cada mínimo detalle y le impresionó la sorpresa.
Unas guirnaldas de veinte metros engarzadas in situ recorrían las mesas de lado a lado, y al bajar las luces brillaban como fósforos los más de trescientos vasitos plateados.

 

La finca “Las Margas”, en Segovia, con las montañas blancas nevadas al fondo y sus colinas verdes se convertía en un escenario de impresionantes contrastes.
La ceremonia y todos los detalles emocionantes los guardan ellos, unos novios felices, los más felices que yo haya conocido decidiendo con la madurez que les da la vida.

Gracias Inés. Gracias Salva. Gracias Tu Día Perfecto Wedding Planner.

Fotografía: Sara Lobla

Ro 😉