Bangkok, una ciudad de contrastes By Raquel Oliva

 

Bangkok es, sin duda, una de las ciudades más vibrantes de Asia. Es cultura, es tradición, es exotismo… y es contraste.

Contraste especialmente entre lo viejo y lo nuevo, ya que imponentes monumentos con siglos de historia, palacios dorados, mercados flotantes o típicas casas bajas de arquitectura oriental conviven con modernos rascacielos y con el lujo y la opulencia de hoteles, restaurantes y otros establecimientos.

En un primer contacto con la capital de Tailandia, uno no puede perderse sus templos donde historia, arte y religión confluyen en monumentos únicos. El templo más antiguo e impresionante es el Wat Pho, donde se encuentra el Buda Reclinado más grande del país -esta es la postura que precede al Nirvana en la religión budista-.

Otro lugar imprescindible es, sin duda, el Gran Palacio de Bangkok, con su templo Wat Phra Kaew, una de las mejores muestras que existen de la relación entre budismo y monarquía. El Buda Esmeralda, con más de 200 años de antigüedad, es el monumento religioso más importante del país.

Pero si algo me fascina de esta ciudad es el contraste de estos monumentos con los modernos rascacielos que configuran el skyline de la capital tailandesa. El último en sumarse a esta espectacular vista es la lujosa torre MahaNakhon, que es todo uno icono para los amantes de la arquitectura. Además de destacar por ser la torre más alta del país con 77 plantas y 315 metros de altura, se trata del primer rascacielos pixelado de la historia.
El MahaNakhon firmado por el arquitecto alemán Ole Scheeren es muy llamativo, pero lo es aún más cuando se ilumina durante el atardecer y la noche, ya que es cuando su pixelización es más palpable. Estos juegos de luces permiten recorrer su sorprendente silueta y crear magia en el skyline de la ciudad.

Siam Kempinski Hotel, diseño contemporáneo en el corazón de la ciudad
Para nuestra corta estancia en la ciudad, nos decantamos por el Siam Kempinski Hotel con una ubicación perfecta, a pocos pasos del centro comercial Siam Paragon, la meca del shopping de lujo en Bangkok.
Del hotel, me gustó especialmente su diseño contemporáneo y la amplitud de las instalaciones, especialmente su gran hall de entrada que te deslumbra nada más llegar. Además, las habitaciones, decoradas con una espectacular colección de arte tailandés, destacan por sus increíbles vistas que permiten contemplar los exuberantes jardines tropicales que se esconden en el corazón de este complejo construido en círculo y que, además, cuenta con tres piscinas de agua salada.

Instagram Raquel Oliva @raquelolivamarc