Iván Sánchez en “The Bump Green”

 

Le tengo un cariño muy especial, porque nos conocemos desde los principios de su carrera. Y, como hemos conseguido seguir cultivando la amistad a lo largo de los años, eso marca mucho. Nos unen viajes, confidencias y, sobre todo, muchas risas sanas. Ha evolucionado como persona y mucho como profesional, pero sigue conservando esa risa fresca y contagiosa, que es marca de la casa. Después de estar un tiempo sin verle, porque decidió poner tierra por medio y vivir en Méjico, le “pillé al vuelo” en sus primeros días en Madrid donde, desde septiembre, interpreta a “El guardaespaldas” en la Gran Vía. Sin pensarlo un segundo, nos fuimos de cena..

-¿Chico de estómago agradecido?
“Síiii, ya lo sabes. Me encanta comer, me vuelve loco. Como mucho, aunque ahora empiezo a moderarme y como menos, pero me gusta comer rico”.

-Es decir, que te has vuelto selecto..
“En parte sí. Si tengo dos sitios para elegir, siempre voy al que sé que todo está más rico. No lo dudo y me lanzo a caballo ganador. Llevo muchos años trabajando y ahora me doy el lujo de comer bien”.

-No te importa, entonces, invertir en un buen restaurante..
“Si voy a comer bien, no me importa gastar. Ha habido momentos de gastar un dineral en lugares que no se lo merecían, eso también te lo digo. Y luego juras en todos los idiomas que sabes. También te digo, que soy igual de feliz en una tasquita. Las hay increíbles”.

-¿Más de tasca o de restaurante de postín?
“De tasca. Soy madrileño y callejero, pero lo ideal es el equilibrio” (risas)

-¿Cocinas en casa?
“La verdad es que casi no tengo tiempo. Cocino poco, pero me gusta mucho hacerlo porque me relaja mucho, hace que desconecte de todo. Me gustaría hacerlo más pero, con la vida de locos que llevo, es muy complicado”.

-Deberías intentarlo porque hay momentos en los que hay que poner calma..
“Por supuesto. Hay momentos en los que necesito comer en casa, porque acabo harto de comer todos los días fuera”.

 

-¿Se te conquista por el estómago?
“No, pero luego ayuda (risas). Una vez que se ha roto el fuego, es un plus muy grande”.

-Dime un menú con el que te conquisten..
“Soy muy feliz con una mesita, una vela, un platito de jamón, un poquito de pan con tomate, aceite de oliva…y si ya le pones unos huevos fritos con patatas ¡muero! Con eso soy muy feliz y tienes mucho ganado”.

-¿Algún alimento o plato que se te “cruce”?
“Alguno hay. Los quesos super fuertes no puedo con ellos. El olor me produce rechazo. No puedo con los malos olores”.

-Imagínate que te invito a casa y te pongo algo con queso fuerte..
“Pues, como hay confianza y soy educado, te lo diría con total tranquilidad y no pasa nada. No me lo comería ni en sueños (risas)”.

-Ya me imagino improvisando algo para ti, pero es lo que tiene ser anfitrión/a..
“Hay que saber ser anfitrión ¿eh?, que no todo el mundo lo consigue. Improvisar, en una situación así, es una de ellas (risas)”

-¿Eres de recibir o que te reciban?
“Yo no traigo mucha gente a casa, entre otras cosas porque no estoy mucho en ella. No recibo mucho porque, cuando llego a casa, necesito respirar, calmarme y tener mi espacio. Cuando vienen amigos, me gusta tratarlos como yo me siento cuando me invitan. Es decir, que me dejen a mi aire, tranquilo, pero que esté atendido, a gusto, como en mi casa. Es como en los hoteles, si me invitas, que sea en uno en el que esté mejor que en mi casa”.

-¿Qué gestos o actitudes no consientes en una mesa?
“No soy extremadamente duro con esas cosas pero, por ejemplo, mientras se está comiendo que los niños no estén de un lado a otro, hablar con la boca llena, los codos en la mesa. Las cosas habituales. Una comida es compartir un momento de convivencia. Ahora es una locura conseguirlo por el tema de los móviles. Habría que poner más en práctica lo que hacen algunos restaurantes, que te obligan a dejar el móvil cuando entras. Tenemos que imponer nuestras normas al respecto. Es fundamental para sobrevivir a estos hándicaps en esa necesaria convivencia”.

 

 

HomeStyle Deco

Pregunta a…Iván Sánchez

 

 

¿A qué te sabe Madrid?
“Uy, qué rica pregunta (risas) Al llevar tanto tiempo fuera, se me dispara la mente al cocido madrileño (que lo hago espectacular, por cierto) y al jamón. Madrid me sabe a comida de la buena”

Tres imprescindibles en tu vida..
“Mis hijas, por supuesto. Mi trabajo, porque al margen de pasión es mi hobby y viajar”.

Una frase que sea como “tu bandera”
“Para volver a nacer hay que romper un mundo”. No es que la tenga enmarcada y me acuerde de ella todos los días, pero la tengo muy presente”.

Un aroma
“Hay un olor que me embriaga y me encanta. Es el olor a costa y pino mediterráneo”.

Una pequeña gran cosa
“El respeto”.

De España te enamora..
“Casi todo (risas). Hay un punto de orgullo español que disimulo muy mal”.

Una canción que te transporta a un momento inolvidable..
“No soy mucho de momentos favoritos o instantes especiales. Es posible que algo suene en un momento y te transporte a un instante, pero no soy consciente de ello”.

Tu estilo de decoración
“Soy muy etéreo, cambio mucho. Mi primer apartamento fue muy minimalista. Ahora, por ejemplo, mi casa de Méjico tiene un ambiente sencillo, pero acogedor. No me gusta un lugar que inspire frialdad. Mezclo la decoración japonesa, balinesa con un Chesterfield, por ejemplo. Estoy en ese momento de mezclar”.

Un color
“El verde me gusta mucho y también uno raro, que me suele gustar, que es un naranja fuerte”.

¿En Madrid te perderías en..?
“¡En tantos rinconcitos! Soy un enamorado de Madrid y me perdería en su sierra”.

Apoyas incondicionalmente..
“Está muy bien eso del honor y la nobleza, pero tampoco hay que ser ciegos. Nada es incondicional. Hay cosas que vienen dadas como la familia, pero eso de mostrarme de parte de “esto o aquello” incondicionalmente…como que no. No soy nada de extremos”.

The Bump Green Food with Spirit
Velázquez, 11 Madrid

http://bumpgreen.com/