“Los Morancos” en “El Qüenco de Pepa”

 

Tengo auténtica debilidad por ellos. Ya no recuerdo los años que hace que nos conocemos. Llegaron un día a mi vida y se quedaron en ella. No hace falta que nos veamos todas las semanas, ni que hablemos todos los días por teléfono. Cuando el apego emocional es auténtico, es mirarse a los ojos y tener la sensación de poder seguir la conversación que dejamos pendiente la tarde anterior, así que decidimos encontrarnos en una restaurante que nos encanta a los tres: “El Qüenco de Pepa”.

-¿Sois de buen comer?
“Me gusta todo. Sentarse hoy en una mesa a comer es tener mucha suerte” (Jorge)

“Hay muy pocas cosas que a mí no me gusten. Me encantan los guisos, el pescado, la carne” (César)

-Haced un ejercicio de imaginación. Hay un plato que no os gusta nada y teneis la mala suerte de que os lo pongo en una cena en mi casa ¿qué haceis?
“No lo dudes: comérmelo. Nunca hay que faltar al respeto ni cometer faltas de educación. Además, tú cocinas muy bien y estaría riquísimo seguro” (Jorge)

“Yo te echaría una bronca del carajo” (risas) “Qué va, mi arma. Me lo comería igual que mi hermano. Es cuestión de educación. Mi madre nos enseñó a no decir nunca “esto no me gusta” cuando nos ofrecían algo. Eso no estaba permitido en nuestra casa, ni lo está en la mía con mis hijos. Y mi mujer es igual que yo en eso. A mi hijo César le tiró por encima de la cabeza un gazpacho, porque dijo que no le gustaba. Y, como te puedes imaginar, ahora come gazpacho” (César)

-Muero de curiosidad por saber cómo era una comida/cena en casa de los Cadaval de niños..
“Por la noche siempre tomábamos tortilla o papas revueltas con huevo, que mi madre las hacía riquísimas”

–Se anticipó a los restaurantes que se auto adjudican la autoría..
¡Claro! Nuestra madre, que era catalana, cocinaba mucho con verduras. Nos hacía tortillas de alcachofas, de habas, de berenjenas. Ella tenía una mezcla maravillosa de la cocina catalana y la andaluza. Cocinaba de lujo. Y nos hacía unos canelones maravillosos de carne. Todos se han llevado la receta de esos canelones, pero el sabor que les daba mi madre, nadie lo ha conseguido. Mi hermana Maite es la que más se acerca, pero lo suyo es el pollo con bocas de marisco ¡Increíble, no sabes lo que te pierdes!”.

-¿Cuántas collejas os habéis llevado por poner el codo en la mesa, masticar con la boca abierta..?

“Mi madre estaba siempre enseñándonos buenos modales. Eso de “no hables con la boca llena” era algo que lo llevaba a rajatabla y todos los hemos aprendido no sabes cómo. De hecho, es algo que no puedo soportar. A un novio de una sobrina nuestra, que hablaba con la boca llena, le tuve que llamar la atención y se quedó muerto. Soy inflexible con eso” (Jorge)

-¿Qué gestos, ahora de adultos, no consentís en una mesa?
“A mí me gusta que la gente coma bien, que el pan se parta con las manos y no con la boca, que la mesa lleve orden y disciplina, porque comer es un ritual” (Jorge)

“Si se hace todo eso que dice mi hermano, disfrutas más de la comida que es algo importantísimo. Muchas veces, por el ritmo de vida que llevamos, comemos muy rápido y mal, lo que además es malo para las digestiones” (César)

-¿Sois de los que experimentais en la cocina?

“Yo lo he hecho algunas veces y he metido unos petardos que ni te imaginas. Me defiendo bien en la cocina, pero tengo que ir sobre seguro”.

“Yo solamente hago arroz y todos me dicen que está muy rico” (César)

-Después de vuestro paso por la cocina ¿parece que ha habido un terremoto?
“¿Tú sabes cómo me llaman a mí en mi casa? ¡el bayetas! (Jorge)

“Y a mí me llaman el scotch brite” (César)

“Yo no puedo consentir que el fregadero no esté bien, que la cocina esté desordenada, los cacharros sucios en la encimera. Soy muy limpio y ordenado. En verano, me gusta fregar, porque me encanta el contacto del agua fresca en las manos. No lo puedo evitar” (Jorge)

“Yo soy el amo del lavavajillas. Sé meter los platos perfectamente” (risas) (César)

-¿En la mesa y en el juego se conoce al caballero?
“Sin ninguna duda. Cuando ves a alguien comer, te das cuenta de muchas cosas. Las formas son señales que no engañan. La forma de beber, de dejar un cubierto, de coger el pan..” (Jorge)

-¿Se puede seducir con la comida?
“Hasta probando un postre, se unen las bocas. Cuando hay sintonía entre dos personas, seduces con todo. Mirando, hablando..” (Jorge)

“El vinito es fundamental, porque te hace ir entrando en la comida y en la situación. Desinhibe y eso ayuda” (César)

-¿Así sedujiste tú a Patricia?
“Yo te cuento cómo lo hizo, Amalia” (Jorge) “La sedujo con una guitarra y todo el día sentado en el césped, enfrente de su casa, cantándole”.

“No me importa reconocerlo, así fue” (César) “Me costó un poquito porque ella no era muy de artistas, pero empezó a venir a nuestras galas y acabé conquistándola.

Siempre dijo que no se casaría con un torero, un futbolista o un artista y ¡ya ves! El hijo torero y el marido artista”

-¿Una cena romántica para Kent y Patricia?
“Un entrecot bien hecho, unas buenas patatas, una buena ensalada bien aliñada, una copa de Ribera del Duero y de postre ¡un coulin! (Jorge)

“Yo me iría al campo, donde ojalá hiciera un poquito de brisa, una luna llena bonita,unas velitas y un menú a base de langostinos de Sanlúcar, unas ostritas gallegas, manzanilla, un riojita y una carnecita para los dos. Con eso triunfo seguro. Terminaríamos perdidos por el campo, buscando un matorral” (risas) (César)

-¿Se os conquista por el estómago?
“A mí me gusta que el estómago esté bien, pero me gusta más una buena mirada, un gesto, una buena caricia” (Jorge)

“Esa leyenda no me gusta. A mí me conquistan otras cosas, aunque comer bien siempre es saludable y placentero” (César)

HomeStyle pregunta a… “Los Morancos”

-¿A qué sabe Madrid?
“A nosotros a gloria…y ¡de Madrid al cielo!

-¿Y Sevilla?
“Es nuestra vida. Sabe a azahar e incienso, que nos lleva a la Semana Santa, a la flor del paraíso, nos transporta a la feria. El olor de los puestos de castañas nos recuerdan la Navidad. Todo lo de Sevilla está impregnado en nuestra personalidad”

-¿Tres imprescindibles en vuestras vidas?
“Por orden serían mi chico, mi familia y mis amigos” (Jorge)
“Mi familia, mis amigos y mi trabajo” (César)

-Una frase que es vuestra bandera..
“No te diría una frase, te diría un sentimiento, una sensación. Levantarse cada día y estar bien, me parece que no se puede superar con nada”

-Un aroma
“Me encanta el olor a limpio, a jabón” (Jorge)
“Sin duda alguna, el olor del azahar” (César)

-Una pequeña gran cosa
“Compartir lo mío” (Jorge)
“La vida, el nacimiento de una vida” (César)

-De España os enamora..
“A mí ¡todo! Me parece un país muy grande en todos los sentidos, versátil, diferente. Es como una Thermomix , vas metiendo los ingredientes y sale todo estupendo” (Jorge)

-Una canción que te transporte a un momento inolvidable
“El día que me quieras” porque la cantaba nuestra madre. Es una canción que estará en nosotros hasta el resto de nuestras vidas”

-¿Vuestro estilo de decoración?
“Antes era barroco, pero he cambiado. Me gusta combinarlo todo. Quiero una casa cómoda, en la que puedas recibir a la gente y no estés preocupado de que no pisen aquí o no se sienten allá. Mi casa es para vivirla” (Jorge)
“Me gusta la decoración que hace mi mujer, que es la experta. Cuando voy a una casa, decorada por Patricia, me gusta siempre. Me siento confortable y bien” (César)

-Un color
“Me gusta mucho vestirme con colores pero, si te tengo que decir uno, el blanco…pero también me encantan el azul y el verde” (Jorge)
“Sin dudarlo, el azul” (César)

-¿En Madrid te perderías en…?
“Pues mira, he ido varias veces y, aunque suene cursi, me gusta perderme en El Prado. Me gusta mucho la pintura y disfruto apreciándola en un museo como el de Madrid. Estar en una sala callado, un largo rato, me encanta” (Jorge)
“Me gustan mucho los toros, así que me encanta ir a Las Ventas” (César)

-¿Y en Sevilla?
“En Triana muero, pero cualquier rincón de Sevilla me gusta” (Jorge)
“En La Maestranza, en el Sánchez Pizjuán, en la Feria, en la Semana Santa. Yo soy un tradicional” (César)

-Apoyas incondicionalmente…
“A los valores de Médicos sin fronteras, a los derechos de la mujer y a los de Gays, Lesbianas y Transexuales” (Jorge)
“A las víctimas del terrorismo” (César)

Restaurante El Qüenco de Pepa | C/ Henri Dunant 21-23 Madrid | www.quenco.com | Teléfono 91 345 10 84 | SMS 690 805 711 | quenco@quenco.com