Inauguro mi rincón en este nuevo espacio digital dedicado a la decoración con una de mis luminarias favoritas, no sólo por su original diseño sino por haber sido capaz a congregar a tres de los grandes por una buena causa: Shoelaces es un sueño hecho realidad en el que estética, funcionalidad y vocación social se dan la mano para plagar de color nuestras vidas e infundir esperanza.

Como todas las grandes historias, la de Shoelaces es fruto de la casualidad… y del altruismo. En 2012, Oliva Iluminación presentaba una Colección (cinco lámparas de techo, dos de sobremesa) aparentemente desenfadada pero con una apasionante cronología detrás. Dos años antes su autor, implicado en iniciativas de apoyo a colectivos marginales, gana un premio de Diseño contra la Pobreza organizado por el Ministerio de Cultura y Sanidad: taburetes, mesas y lámparas de piezas fácilmente ensamblables y materiales recuperados en colaboración con la Fundación Arrels (Atención a Personas sin Hogar en Barcelona).

La iniciativa llega a oídos de la directiva de Camper, que propone al diseñador decorar su tienda de la Ciudad Condal bajo la misma premisa: emplear materiales reciclados con la participación activa de personas de la Fundación, no sólo como mano de obra sino también como cabezas pensantes. El empleo de cordones de zapato para coronar las luminarias es lo que llama poderosamente la atención de Metalarte, que entra en escena proponiendo a Claret el diseño de una colección completa de luminarias. Así es cómo nace la serie Shoelaces…

…y así es cómo me enamoro, irremediablemente, de ella: no sólo por su estética y originalidad, sino por todo lo que conlleva. Porque un mundo mejor es posible. Porque la creatividad no entiende de clases. Porque la unión hace la fuerza. Porque podemos darle un nuevo uso a materiales esteriotipados y generar belleza. Porque es diseño al servicio de la solidaridad: un billete de ida y vuelta al corazón con parada, obligada, en la exaltación sensorial.

Desde sus inicios, Oliva iluminación (empresa de la que soy vicepresidenta) ha apoyado causas sociales vinculadas con el diseño de luminarias, nuestra especialidad. Shoelaces ya ha dado la vuelta al mundo y está a la venta en nuestras tiendas de Madrid. Piezas customizables y versátiles en versiones multi y monocolor (negro, gris, rojo y flúor). Iniciativas, en definitiva, que hacen que nuestro trabajo merezca la pena.

 

@raquelolivamarc