Exclusividad y Glamour en Phuket

By Raquel Oliva

 

 

No hay un destino mejor para olvidarse de la rutina cotidiana que Tailandia, un país de exuberante naturaleza y de inolvidables playas de aguas cristalinas. Además, el “Thainess”, el arte de vivir tailandés, se deja sentir no sólo en la amabilidad y hospitalidad de sus gentes sino también en sus hoteles e infraestructuras turísticas, que ofrecen al visitante la posibilidad de disfrutar de una auténtica experiencia Thai.

Villa Nandana, en Phuket, es “Thainess” en estado puro. Y es que este alojamiento refleja este concepto de sencillez, amabilidad, elegancia y diseño de forma excepcional, siendo una fantástica elección para conocer la rica belleza natural de esta isla conocida como perla del sur.

Villa Nandana es una preciosa casa frente al mar de Andaman, que destaca por una arquitectura interior y exterior que combina a la perfección lo mejor del estilo contemporáneo con el diseño tailandés.

Es ideal para un viaje en familia ya que, además de disponer de cuatro dormitorios, cuenta con numerosas zonas comunes donde relajarse bajo el sol o practicar deporte.

La iluminación –basada especialmente en luz cenital- es uno de los puntos fuertes del interiorismo de Villa Nandana, y es que cuenta con una luz ambiental exquisita programada mediante sistemas de regulación de Lutron. Sin duda, un factor importante para dar calidez y ambientar cada una de sus estancias y contribuir a convertir este alojamiento en un auténtico paraíso para nuestros sentidos.

Además de disfrutar de la Villa y de sus alrededores, la visita a esta zona del sudeste asiático nos ha permitido vivir momentos únicos. Uno de ellos fue la excursión a Koh Phing Kan, denominada comúnmente como James Bond Island porque aquí se rodaron algunas de las escenas más famosas de la película “The Man with the Golden Gun”, protagonizada por Roger Moore. La enorme roca que sobresale de las aguas es, sin duda, uno de los iconos de Phuket. Este tipo de formaciones rocosas que surgen verticalmente del mar, algunas sobrepasando los 300 metros de altura, configuran rincones mágicos y difíciles de olvidar.


Otro lugar fascinante de la costa de Tailandia es la Blue Lagoon: una laguna rodeada de colinas y montañas de exuberante vegetación cuyas aguas son de un azul tan único e intenso que, por momentos, parece un enclave artificial.

De vuelta a Phuket, pudimos ver las famosas peleas de boxeo tailandés, conocido como Muay Thai, y que es el deporte nacional de Tailandia y todo un símbolo del país. Se trata de un deporte de contacto muy espectacular, que combina boxeo con patadas, codazos, rodillazos…

En definitiva, Phuket es una isla maravillosa que ofrece al viajero una experiencia muy completa e inolvidable.

Instagram Raquel Oliva @raquelolivamarc